Cuadro de búsqueda

martes, 1 de marzo de 2011

El aguador de Castilla (alegoría de la Ley Sinde)

http://www.pintia.com/yolanda/castilla/imagepages/image1.html
Pues resulta que en un pueblo de Castilla vivía un aguador que daba servicio a toda la población. Su padre, el padre de su padre y el padre del padre de su padre se habían pasado la tradición de generación en generación.

Su profesión requería varios trucos para que el negocio saliera bien: cobraba la tinaja de agua a seis reales; por el camino del río a la casa del cliente, paraba en la suya y dejaba 2/6 de tinaja; también pasaba por la casa del ceramista, que era el terrateniente del pueblo, y le dejaba de forma gratuita 1/6 de tinaja de agua (luego él le dejaba las tinajas a mitad de precio); como era sumamente torpe, en el camino se le derramaba casi siempre otro sexto de agua (menudo despilfarro); y por último, el Alcalde del pueblo le imponía unas tasas de 1/6 tanto del agua como del dinero (en total 1 real). En definitiva, al cliente sólo le llegaba 1/6 de la tinaja de agua y pagaba los seis reales, como si fuera a disfrutar de la tinaja entera.


Un buen día, los habitantes de este pueblecito de Castilla se cansaron y se reunieron. Acordaron pagar al herrero 20 reales por habitante y 3 reales más al mes cada uno si les instalaba y mantenía una red de tuberias desde el río hasta sus casas. El herrero aceptó encantado ya que le daría para vivir y muy bien. No obstante, tanto el aguador como el alfarero se negaron y se reunieron en petit comité con el Alcalde y acordaron cobrar unas tasas adicionales: 1 real por cada grifo instalado y 1 real al mes (extra) para cada habitante que tuviera grifo, todo para el aguador y para el ceramista. Además, de los 3 reales que se llevaba el herrero por el mantenimiento, el Alcalde se llevaba un impuesto de 1 real.

Un aguador con su bestia de carga
Pasados un par de meses, había llegado una etapa de esplendor al pueblo: todos tenían más dinero y más agua, todos excepto el aguador que sólo le daba para vivir (eso sí, sin hacer nada) y el ceramista había visto mermados sus privilegios y sus ingresos. El Alcalde por su parte, también tuvo que reconocer que las cuentas de la alcaldía (y sus privilegios) no pasaban por los mejores momentos. Así que volvieron a reunirse los tres ¡Cómo se atrevían estos campesinos! ¡Ésto era un abuso! El Alcalde decretó que ser aguador era un oficio tradicional y que no se iba a perder. El agua de la tinaja sabía mejor y así lo dio a entender, el agua de las tuberías era insalubre y sólo podría utilizarse para regar y dar de beber a los animales. Manteniendo las anteriores tasas, encontró una fuente de ingresos adicional: al que le pillaran bebiendo agua del grifo de su casa, o del grifo de la casa de un vecino, le iba a ser confiscada la llave de  dicho grifo (o la del del vecino).

Tuvieron entre los tres una gran idea y la plasmaron en papel de esta manera:
- Se crearía una Comisión formada por:
     - El aguador (como presidente de la Comisión) y un primo suyo;
     - El ceramista (como representante de los gremios del pueblo de Castilla) y un primo suyo;
     - Un primo del Alcalde (que era un poco torpe y no sabía hacer nada).
- El posible infractor recibiría una notificación de la Comisión para cerrar el grifo y entregar la llave para investigar pruebas.
- En dos días, el Alcalde escuchará a la Comisión y a los hijos del aguador (que podrían morir de hambre por culpa del infractor) para decidir si la Comisión sigue adelante o no.
- El infractor es infractor también si recibe agua para beber del grifo de su vecino/a, el/la cual es también infractor/a.
- Cada infractor pagará la suma de 10 reales como multa, eso sin contar las responsabilidades tanto penal como civil de la infracción, acciones que podrían ejercitar el Alcalde de oficio, o el aguador o el ceramista, para reclamar el lucro cesante (dinero dejado de ganar por la acción dolosa del acusado).

Final de la historia.

El agua es como la creatividad
Al final pues, todos arruinados y sin grifos, excepto el aguador, el ceramista y el Alcalde. Por cierto, ellos en su casa tienen grifos y están disfrutando de los reales ganados hasta que se les acaben. Una vez suceda, tendrán que ir a otro sitio, a otro pueblo río abajo de Castilla a vender agua. ALCALDE, por 1/6 de tinaja de agua y 1 real por tinaja ¿NO PODRÍAS HABER HECHO ALGO BENEFICIOSO PARA EL PUEBLO QUE TE DA DE COMER?

Bibliografía consultada: Propuesta de Modificación de la Disposición Final Segunda del Proyecto de Ley de Economía Sostenible que modifica: la Ley 34/2002 de 11 de julio; el RD legislativo 1/1996, de 12 de abril; y la Ley 29/1998, de 13 de julio.

Te puede interesar también:


El que avisa no es traidor (compensación equitativa por copia privada) http://lexdubia.blogspot.com.es/2011/03/el-que-avisa-no-es-traidor-compensacion.html


Mis amigas las discográficas me han dado muchos millones. http://lexdubia.blogspot.com.es/2011/03/mis-amigas-las-discograficas-me-han.html


La Leista de Sinder http://lexdubia.blogspot.com.es/2011/03/la-leista-de-sinder.html


La Ley 34/2002: contratación automática, telemática y electrónica. http://lexdubia.blogspot.com.es/2011/05/la-ley-342002-contratacion-automatica.html


LAS VENTANAS ROTAS http://revolsocial.blogspot.com.es/2011/09/las-ventanas-rotas.html




3 comentarios:

  1. Te felicito por tu blog, magníficos relatos.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta el cuento, así es como actúan nuestros político chupócteros, se benefician del dinero de los demás para sus propios intereses, sin importarles la mísera vida que llevan los que pagan lo impuestos, precioso cuento.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante. C Martinez gorriarán tiene una propuesta bastante interesante de UPyD sobre el timo este de las editoriales y discográficas. Apoyanos para deshacer este desastre y pasar a un sistema diferente. Se ha presentado propuesta de ley para regular de forma diferente la gestion de los derechos intelectuales, rompiendo el monopolio actual.

    ResponderEliminar